Los Campos Electromagnéticos y su efecto en la Biología. Debido a la gran actividad humana en la actualidad no solo los humanos sino todos los seres vivos de la Tierra viven bajo los efectos de los campos eléctricos, magnéticos y electromagnéticos y la sobre exposición a estos campos se cree pueden producir efectos en los seres vivos.

Durante el siglo XXI la exposición ambiental ha aumentado de forma continua conforme la creciente demanda de electricidad, el constante avance de las tecnologías y los cambios en los hábitos sociales que han generado más fuentes artificiales de campos electromagnéticos. (CEM).

Los CEM forman parte del conjunto de factores externos, llamado ‘ambioma’, (conjunto de elementos no genéticos, cambiantes, que rodean al individuo y que junto con el genoma y proteoma conforman el desarrollo y construcción del ser humano o pueden determinar la aparición de una enfermedad”) por tanto afectan a nuestra salud.

En los últimos años, numerosos estudios han caracterizado la exposición humana a campos electromagnéticos de radiofrecuencia (CEM-RF), casi todos, han distinguido hasta 20 bandas de frecuencia, a saber: radio, televisión, TETRA, móviles (6-10 bandas de subida y bajada, terminales y antenas respectivamente), pero también DECT (teléfonos inalámbricos), WIFI (2G y 5G) y WiMAX

 Existe evidencia de daño por radicales libres en humanos, animales, plantas y microorganismos, tanto para campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente

baja como para radiación de radiofrecuencia, ninguno de los cuales es ionizante. Si bien la radiación ionizante daña directamente el ADN, las no ionizante interfieren con los mecanismos de reparación oxidativa que resultan en estrés oxidativo, daño a los componentes celulares, incluido el ADN, y daño a los procesos celulares que conducen al cáncer.

Los campos magnéticos de frecuencia baja inducen corrientes circulantes en el organismo. La intensidad de estas corrientes depende de la intensidad del campo magnético exterior. Si es suficientemente intenso, las corrientes podrían estimular los nervios y músculos o afectar a otros procesos biológicos.  Por ejemplo, los nervios emiten señales mediante la transmisión de impulsos eléctricos. En la mayoría de las reacciones bioquímicas, desde la digestión a las actividades cerebrales, se produce una reorganización de partículas cargadas. Incluyendo el corazón que presenta actividad eléctrica.

A su vez los CEM generan una alteración del sistema endocrino por dos vías principales. Por un lado, afectan el reloj biológico central, que altera las señales eferentes hacia hipotálamo y glándula pineal. A nivel hipotalámico, se puede alterar la producción rítmica de los factores u hormonas hipotalámicas que regulan a su vez la producción y secreción de las hormonas de la hipófisis, dando lugar a una alteración endocrina global. Por otro lado, la alteración de la producción rítmica de la melatonina pineal da lugar al mecanismo conocido como desincronización interna, con lo que el ritmo circadiano de las hormonas se altera también.

En consecuencia, y dependiendo del efecto producido por los CEM, se producirá un trastorno endocrino más o menos severo que puede incluir desde estados de estrés acompañados de aumento de cortisol, hasta estados de infertilidad por alteración de hormonas reproductoras, así como trastornos tiroideos y metabólicos, entre otros.

Considerando la conexión entre los distintos sistemas del organismo, llamado sistema psiconeuroinmunoendocrino, la alteración de uno de ellos afecta al resto de los sistemas, de ahí la gran versatilidad de síntomas que pueden aparecer a consecuencia de la exposición no controlada a los CEM.

Dentro de lo trastornos neurológicos producidos por la CEM esta  (irritabilidad, cefaleas, trastornos del ciclo sueño/vigilia, insomnio, somnolencia diurna, alteraciones sensoriales, alteraciones del humor, del carácter, depresión); cardiovasculares (alteraciones del ritmo cardíaco, hipertensión arterial); reproductivos (alteraciones del ciclo menstrual, infertilidad, disminución de la libido, abortos); tumorigenesis (principalmente leucemias y tumores cerebrales); dermatológicos (dermatitis y alergias); endocrinos (alteraciones cortisol, insulina, hormonas tiroideas), e inmunológicos (alteración del sistema de inmunovigilancia antiinfecciosa y antitumoral). También la melatonina eje central fracasa durante la exposición a los CEM.

Esta hormona es el principal antioxidante y antiinflamatorio endógeno, su función es la de proteger a dichos órganos del daño oxidativo e inflamatorio producido por los CEM. La consecuencia última de este círculo vicioso es que se produce más daño en nuestras células por un déficit de melatonina causado por los CEM.

Bioingeniería cuántica en sus protocolos terapéuticos de Diagnostico, Desintoxicación y protocolo sistémico trata la CEM anteponiendo el criterio de la duda razonable frente a los efectos de este tipo de contaminación y sugiere evitar la exposición a CEM sobre todo a la población de más riesgo, es decir, niños, embarazadas y ancianos.

No se trata de prescindir de estas tecnologías, sino de racionalizar su uso y de investigar para mitigar los efectos adversos de la CEM. Necesitamos poder convivir con la tecnología sin dañar la salud, es por eso que más vale prevenir, usando el criterio de evitación prudente, reduciendo la exposición a los CEM.

Ojalá prontamente los gobiernos puedan incluir la electrosensibilidad, al igual que lo recientemente realizado con la quimiosensibilidad, dentro de las patologías reconocidas por los sistemas sanitarios públicos.

 

Articulo publicado por:

Margarita Ortega González

Profesora Biología y Ciencias. Docente Bioingeniería Cuántica.

 

Referencias

Almudena Real Gallego: Dra. Ciencias Biológicas: Efectos Biológicos de las Radiaciones Ionizantes

Dr. Lennard Hardel:  paper en el International Journal de Oncology : OMS, radiación de radiofrecuencia y salud: un hueso duro de roer.

Adams, JA, Galloway, TS, Mondal, D., Esteves, SC y Mathews, F. (2014) Efecto de los teléfonos móviles en la calidad del esperma: una revisión sistemática y un metanálisis. Reinar. Int ., 70, 106-112. Contaminación Electromagnética y Otras Radiaciones

Akdag, MZ, Dasdag, S., Canturk, F., Karabulut, D., Caner, Y. y Adalier, N. (2016) ¿La radiación de radiofrecuencia prolongada emitida por dispositivos Wi-Fi induce daños en el ADN en varios tejidos de ratas? J. Chem. Neuroanat, 75, 116-122.

Grupo de Investigación “CTA-101: Comunicación Intercelular”, Universidad de Granada.

www.institutodemelatonina.com

Sitio Web Mundial Organización de la salud https://www.who.int/es/

____________________________________________

Sandra Fernández

Descubridora del PCT Pulso Cuántico Toroidal Base de Bioingeniería Cuántica

Otros Artículos Publicados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies