“Ser en el Ensueño” la importancia de Integración de las realidades que generan causalidad.

La mayoría de las personas, asumen que existe una realidad o mundo físico y que su existencia es independiente del observador y externa a él. Cuando la energía física externa entra en contacto con nuestros sensores (receptores sensoriales), tras ser codificada (bioeléctricamente) y procesada, (esta energía informática) se transforma en conocimiento y nos informa sobre la estructura del mundo físico externo.

“Ser en el Ensueño” destacadaDesde un punto de vista convencional, la realidad externa, es lo que nosotros manejamos conscientemente de la realidad y es una representación mental.

Como resultado del procesamiento, no se sabe de qué modo, surge la conciencia de un mundo externo (el-los objetos y el espacio que ocupan), lo que está allá fuera y que es distinto del mundo interno, el yo, el sujeto.

La realidad interna o mundo interior son los pensamientos, emociones, sentimientos, recuerdos, experiencias, vivencias, creencias, valores, habilidades, conversaciones y otros recursos internos que constituyen nuestra mente y nuestro ser, recursos que nos convierten en un ser humano único.

En la historia de las ciencias y de la filosofía, la auténtica conexión entre lo exterior y lo interior, entre lo objetivo y lo subjetivo se ha ido esclareciendo en la lucha del materialismo contra el idealismo y el agnosticismo.

No obstante, los seres humanos desde que tenemos consciencia de nuestra existencia dentro de este mundo, somos testigos de la existencia de otra realidad y es nuestra realidad Onírica que es aquello que nos acontece cuando dormimos y que llamamos también Cuerpo de Ensueño.

 “Ser en el Ensueño”Se sabe que culturas antiguas como la babilónica, china e islámica aceptaban y sentían curiosidad por el significado que pudieran tener los sueños, la rama tibetana del budismo es la más antigua en hablar del tema y ponerlo en práctica, así es como esta curiosidad nos ha perseguido hasta el día de hoy.

El sueño es uno de los fenómenos psicobiológicos que más ha intrigado al ser humano a lo largo de su historia, muchos han presumido con el mundo lúdico, tormentoso, desestructurado, fugaz, incoherente de sus sueños y esto ha hecho que se nos genere inquietud, sorpresa, incluso miedo y fundamentalmente deseos de conocer su origen, su desarrollo y sus significados.

Cuando se duerme se está inconsciente, pero las funciones del cerebro y cuerpo siguen activas. El sueño es un complejo proceso biológico que nos ayuda a procesar información nueva, mantenerse saludable y a sentirse descansado.

El sueño actúa sobre nuestra memoria emocional activando los circuitos cerebrales asociados a la emoción, como la amígdala y el sistema límbico y desactivando el control consciente de la corteza frontal y la entrada y salida de estímulos desactivando partes del tronco cerebral.

 “Ser en el Ensueño”En el sueño profundo no se tienen sueños porque se está inconsciente y no se tienen contenidos de conciencia, pero cuando se empiezas a soñar, lo que se llama sueño fase REM o de movimientos oculares rápidos, en ese momento, hay una inhibición de movimiento, se está dormido, pero sí se tienen contenidos de conciencia.

La hipóstasis de que soñamos para aprender encaja con el hecho de que los recién nacidos pasan más de ocho horas cada noche en fase REM; los adultos, menos de dos. Pero lo más asombroso es que antes de nacer, es cuando más soñamos. el feto pasa quince horas en fase REM.

Cuando soñamos, el cerebro se activa en casi su totalidad necesitando para ello que el flujo de sangre en el mismo sea el doble que el necesario durante el estado de vigilia. Solo una parte del cerebro deja de funcionar mientras dormimos y es el centro lógico.

Además, para no exteriorizar nuestros sueños, el cerebro envía señales a la médula espinal paralizando así nuestros miembros de manera temporal.

Al soñar aumentan los niveles de cortisol, un neurotransmisor clave en estructuras cerebrales relacionadas con los recuerdos.

 “Ser en el Ensueño” 4

Tal vez la actividad onírica es en sí es un mecanismo que nos permite rediseñar ciertos aspectos de nuestro modelo de realidad, una oportunidad para entablar formas de interacción tanto al interior, en nuestras dinámicas mentales, como al exterior, en nuestra relación con el mundo que nos rodea y así acceder a configurar infinitas posibilidades de nuestra realidad.

No obstante, cuando la realidad onírica produce desorden genera un efecto en la realidad, como es el caso del parasitaje y las Interferencias.

Casos conocidos de parasitaje en el plano onírico son los Íncubos y súcubos (ambos son figuras que por siglos aparecen en la cultura popular, ya sea desde la perspectiva más bien bíblica o folclórica de cada pueblo, según su mitología y cosmovisión), los íncubos demonios de naturaleza masculina que mediante el encuentro erótico roba la energía vital de la mujer y súcubos, diablos de forma femenina muy seductora que roban energía masculina.

En relación a las Interferencias que entran a través de los diferentes planos y en especial a través del onírico, estas pueden generar hologramas, laberinto, manejo de la mente, cambio de conducta y finalmente control, por tanto, debemos aprender a manejarnos con los sueños, hay que borrarlos o desprogramarlos, hay que aprender a manejar el lado oscuro porque ello hace que baje la calidad frecuencial y se entre en polaridad.

Bioingeniería Cuántica nos enseña a estar en ecuanimidad (ver los átomos bailar) y convertirse en un observador neutral de nuestros sueños porque las Investigaciones han permitido constatar que la realidad onírica condiciona de forma definitiva la salud holística de las personas, así como su enfoque y dirección evolutiva.

 “Ser en el Ensueño” 5Al conectarnos con el plano onírico a través del pulso y con esos sueños donde no hay límites podemos aprender a observar e identificar las experiencias que nos están generando; miedos, éxito, cosas que no podemos entender y luego ir más allá y ver átomos bailar para conectar con esas experiencias, (aunque no se recuerden) y de ahí ir al corazón para integrarlas en los tres planos de causalidad y lograr un equilibrio.

Hay grandes implicaciones en este descubrimiento y en la forma de tratar con este protocolo de BIC. que llevo a generar una especialidad exclusiva sobre su atención y estudio que Sandra Fernández ha llamado” Ser en el Ensueño”.

La realidad onírica ha sido muy poco estudiada en la   terapéutica y es fundamental porque pasamos un tercio de nuestra existencia durmiendo y nosotros sabemos que cuando dormimos, no dormimos realmente, estamos experimentando con el doble del ensueño o doble cuántico partiendo de la consolidación del Cuerpo Energético que nos manifiesta infinitas posibilidades y realidades que tienen una repercusión en nuestros tres planos de causalidad, externo, interno y onírico.

Articulo Publicado por:

Margarita Ortega González

Profesora Biología y Ciencias. Docente Bioingeniería Cuántica

Referencias

https://bioingenieriacuantica.com/especialidad-ser-en-el-ensueno-bioingenieria-cuantica-con-sandra-fernandez-y-equipo-ibc-del-26-al-31-de-enero-2020-en-teotihuacan-mexico

https://www.lacajadepandora.eu/2016/11/el-cuerpo-de-ensueno-con-cristina-contreras/

https://www.youtube.com/watch?v=X02lPvyyO9E

____________________________________________

Sandra Fernández

Descubridora del PCT Pulso Cuántico Toroidal Base de Bioingeniería Cuántica

Otros Artículos Publicados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies