Sentir mi Corazón

Sentir mi Corazón. Son muchos los que piensan y creen, aunque no sienten, que el corazón no es más que un musculo, “con un peso estimado del corazón es de alrededor de 280- 300 grs un hombre y para una mujer adulta, está entre 230 y 280 grs”. Pero si no sentimos su pulso, su ritmo, lo único que tenemos es una bomba orgánica que su única función es la de hacer que nuestra sangre circule.

Tenemos que comenzar a sentir nuestro corazón, y por supuesto comenzar a sentir el ritmo de los corazones del resto de seres que viven a nuestro alrededor, compartiendo este nuestro único planeta.

Mi corazón desde hace mucho tiempo comenzó a sentir y vibrar con el resto del planeta y este ritmo hizo que sintiera la necesidad de integrarme lo mejor posible a mi entorno y sentir un poquito más y mejor a todos los que me rodean.

Comencé a sentir que somos demasiados los que no escuchábamos el pulso del planeta de los seres que lo pueblan, no sentía sus sufrimientos, no sentía sus necesidades, no sentía que poco a poco por no escuchar a mi corazón, colaboraba indirectamente a la destrucción de todo lo que nos rodea.

Quizás alguno piense que, por ser informático, tengo por iniciativa principal las matemáticas y la programación, y quizás en un pasado que quedo atrás fuera de esta forma, más en estos momentos en los que aprendí a escuchar mi pulso, es el corazón el que marca mi ritmo.

Desde muy joven y dada la educación recibida, se me educó en el bien, en intentar no hacer daño a los demás, en respetar la naturaleza y a todos los seres que la componen, pero hace tan solo unos pocos años, y gracias a mi gran amigo Frances Mares, y posteriormente a Sandra Fernández, aprendí a escuchar mi corazón, y unificar mis conocimientos al ritmo de mi corazón, sentir que todos formamos parte de un mismo universo, y luchar por preservar este precioso planeta que se nos ha entregado y que tenemos la obligación de preservar y cuidar para el resto de los seres que nos precederán.

Son demasiados los seres de este mundo, “mejor dicho, son demasiados los humanos”, que dedican su vida a recopilar y atesorar riquezas materiales, que por supuesto nada de ello se lo podrán llevar una vez se termine su tiempo adjudicado por la divinidad.

Estos humanos, aunque pueda parecer que son muchos, cada día somos más los que escuchamos el pulso de nuestros corazones y comprendemos el verdadero ritmo del corazón universal, lo único que tenemos que hacer es unir estos corazones en un solo ritmo, y que cada día luchemos más humanos por preservar nuestro único mundo, y no enfadar al hacedor del universo.

Siente tu pulso y siente como mi corazón te escucha…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This