Seleccionar página

El Biocampo, nuestro campo de energía

El Biocampo, nuestro campo de energía. El Biocampo es el campo electromagnético que generamos alrededor de nuestro cuerpo producido por el intercambio de información o de impulsos electromagnéticos de los átomos y células de nuestro cuerpo. Cada órgano de nuestro cuerpo conforma su propio campo electromagnético, llegando a generarse entre 8000 y 9000 frecuencias vibracionales en nuestro biocampo y que han de estar en perfecta sincronía y armonía para que éste esté fuerte y sano.

Nuestro Biocampo -generado por la bioelectricidad del organismo- se puede ver fácilmente dañado y debilitado cuando nos exponemos a diferentes campos electromagnéticos artificiales ya que son incompatibles con la biología de nuestro organismo.  Las radiaciones externas como las ondas del teléfono móvil, del microondas, torres de alta tensión, WIFI y demás aparatos electrónicos deterioran nuestro biocampo pudiendo llegar a ocasionar el debilitamiento de nuestro sistema inmunológico.  Cuando dormimos, nuestro cuerpo es mucho más susceptible a este tipo de radiaciones ya que nuestras defensas están ocupadas en reponer y regenerar nuestro cuerpo físico, lo que hace que estas radiaciones penetren con mayor facilidad y desestructuren todos nuestros órganos. Todo esto puede ocasionar fugas e incluso agujeros en nuestro biocampo, dañándolo y exponiéndolo sin protección a todos los agentes perjudiciales externos.

Un Biocampo fuerte y sano es armónico y homogéneo y todo lo que hacemos durante  el  día altera y modifica nuestro Biocampo; desde los pensamientos, emociones, exposición a otras frecuencias -que también incluyen las frecuencias naturales de otras personas y las artificiales de la maquinaria industrial y los aparatos electrónicos- hasta la actividad física que realicemos. Lo que ingerimos, lo que vemos, lo que sentimos, pensamos y hacemos afecta de forma directa a nuestro organismo alterando la frecuencia vibracional de todos nuestros átomos y células, que puede ser coherente o incoherente para nuestro organismo, siendo la coherencia una cualidad indispensable e importantísima de los campos electromagnéticos. La coherencia genera orden y armonía, nos da fuerza y poder vibracional haciendo nuestro Biocampo fuerte y estable.

Desprendemos biofotones que son células lumínicas producidas por la energía y bioelectricidad de nuestro organismo. Nuestro cuerpo físico supone el 10% de todo lo que somos, el 90% restante es el resultado de la energía que desprendemos y las frecuencias que genera cada parte de nuestro organismo.  Las emociones y los pensamientos también constituyen campos electromagnéticos. La armonía de todas estas frecuencias influye en el correcto funcionamiento de todo el cuerpo y de la homeostasis que es el equilibrio de los múltiples sistemas del cuerpo.

Cada célula del organismo produce su propia energía. La calidad, magnitud y amplitud de esta energía va a estar íntimamente relacionada y supeditada a la coherencia vibracional de las células que hay alrededor de ella, de todo lo que circunda a su espacio  y su capacidad de regenerarse y dar vida a nuevas células también. Cada 7 años todas las células de nuestro cuerpo se regeneran por completo, mueren las anteriores y dan vida a nuevas células que portarán la información que haya quedado grabada en sus antecesoras.

Nuestro Biocampo es el primer receptor de todo lo exterior,  toda la información que nos llega primero es recibida y asimilada por el BIocampo, mucho antes de que sea percibida por  nuestros 5 sentidos. De ahí la importancia de tener un Biocampo fuerte y armónico porque, además de estar protegidos, seremos receptores de mayor calidad y la descodificación de toda la información que nos llegue será más precisa y correcta para nuestro organismo.

En Bioingeniería Cuántica trabajamos directamente con el Biocampo del paciente en estado presente y en otros tiempos. Diferenciamos todo tipo de alteraciones que puedan haber en él, seguimos un protocolo específico de regeneración y un tratamiento adecuado para el  restablecimiento del orden y armonía del Biocampo, fortaleciéndolo, recuperando su estructura (reparación de fugas y agujeros) y sincronizando las diferentes frecuencias vibracionales hasta alcanzar el estado natural y coherente entre ellas.

 

Eva Caballero

Bioingeniería Oficial

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This