Aprendiendo a Soltar

Aprendiendo a soltar. Existe en este plano físico un fuerte apego emocional y material hacia todo lo que nos rodea, siendo una manera de atarnos al pasado, de retenernos en el tiempo, impidiendo nuestra evolución y nuestro desarrollo como seres multidimensionales.

Creemos que nuestra existencia la debemos basar en acumular materia, sin darnos cuenta de la verdadera limitación que esto supone para nuestro momento presente y de la distracción que nos produce a la hora de alcanzar nuestro propósito.

Acumular materia implica concentrar la energía y dedicar un tiempo -que es realmente valioso-, en generar los recursos para obtenerla, ordenarla, limpiarla.. y finalmente ir apilándola, una cosa sobre otra, en algún rincón de la casa, atando un pedazo de nuestro corazón a cada pieza que vamos guardando con la esperanza de que en un futuro –no sabemos cuándo- ese objeto nos devuelva aquel momento que invocamos al tenerlo entre las manos.

Mantenemos una estrecha relación de apego hacia las cosas y también hacia las personas y relaciones. Evitamos el cambio, no queremos que nadie toque o mueva el orden de nuestras historias, principalmente por miedo a perder, por miedo a que se desvanezca esa parte de nosotros que un día dejamos en cada trocito de materia. Y aunque nos desagrade tener que quitarles el polvo cada cierto tiempo, ahí las tenemos.

Pero llega el día en que nos damos cuenta de que nada de eso nos sirve, que el pasado no es más que una historia que ya ocurrió, de la que podemos estar muy agradecidos, pero que hay un futuro que se va materializando a medida que vamos quemando nuestro presente y que va quedando marcado en nuestro cuerpo, minuto a minuto, porque nuestro cuerpo es el resultado de todo nuestro pasado, de todo lo que hemos vivido, de todo lo que hemos amado, de todo lo que nos hemos permitido.

Permítete soltar, caminar ligero, descalzo, despeinado. Permítete vibrar con tu corazón, sin apego a nada y reconociendo cada parte de tu vida que amas. Permítete disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, sonreír y bailar como lo hacías cuando no pensabas en quién te estaría mirando.
Traspasa las fronteras y las barreras que te han impuesto desde esta sociedad de consumo, donde las cosas son de color blanco y negro, donde esto es bueno y eso otro es malo, donde no existen las infinitas posibilidades y donde las diferencias se penalizan con el rechazo y la crítica.
Permítete ser tú mismo, ser coherente con tu ser, sin apegos, porque no necesitas acumular cosas, sino experiencias que enriquezcan tu alma y te conecten a tu verdadera esencia.

Desde Bioingeniería Cuántica consideramos que la cuarentena en el desierto es la acción más coherente para soltar todo, para traspasar los límites y patrones, para trascender nuestro ego y nuestros apegos, para enfrentarnos a nuestros miedos y aprender a soltar.

Por eso, os damos las gracias a todos los valientes que os habéis atrevido a dar este salto cuántico al vacío de vosotros mismos, donde el tiempo y el espacio no se distinguen y se hacen uno.

Eva Caballero

Bioingeniería Oficial

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This